Avigdor Liberman: La niña bonita de estas elecciones?

Es el más codiciado por todos. No solamente por el caudal de votos sino por su "flexibilidad". Avigdor Liberman es la niña bonita de estas elecciones, y el Likud ve esta situación con bronca e impotencia.
El ataque de Benjamin Netanyahu a Avigdor Liberman la noche del sábado, horas después de la aparición pública del ministro de Relaciones Exteriores, en una reunión en la Municipalidad de Tel Aviv mostró cuán alterado está el Primer Ministro. Marche un "Clonex".
Liberman se muestra públicamente como moderado, tranquilo, reservado, y medido en sus palabras, carentes de cualquier atisbo de calumnia o ajustes de cuentas. Él elegantemente esquiva preguntas sobre la conducta de Netanyahu, y hace saber que respeta al Primer Ministro y el trabajo que compartieron estos últimos años. Liberman solamente menciona los desacuerdos entre ambos hombres durante la Operación de Margen Protector.
Entonces no se entiende por qué un hombre medido como Netanyahu reacciona con tanta dureza. Probablemente porque Liberman, en este momento, articula lo que todos en la clase política israelí ya saben, pero se están acomodando: que los días de "derecha" contra "izquierda" se han ido. Los bloques de votantes se han desintegrado. Su vida útil ha expirado. Y todo el mundo quiere estar en el centro. Liberman lo vio hace varios meses, cuando separó su bloque de Likud, y lo confirma ahora cuando dice que puede hablar con cualquiera.
Es que cualquier alianza política es posible. Cualquier combinación de partes es concebible. Liberman puede correr al lado de Yair Lapid; Moshe Kahlon puede aliarse con Liberman; Todo el mundo está hablando con todo el mundo. No existe un tratado de paz en espera de la firma de cualquier persona. Netanyahu parece que no ha comprendido el tema, y está aprisionado por Bennett, que le va a dar muchos votos, pero lo va a encerrar en una jaulita de oro.
El plan de paz presentado recientemente por Liberman (basado en principios que esbozó hace una década) no está lejos de lo que hablaron Tzipi Livni e Isaac Herzog, que son en sus ideas muy similares a lo que Lapid cree, quien no está lejos de las ideas de Kahlon (aunque éste por ahora lo esquive). Kahlon dio a Netanyahu su respaldo antes del discurso de Bar-Ilan en el que el Primer Ministro apoyaba públicamente la solución de dos Estados.

Lo que separa a Liberman de Netanyahu? Liberman cree que él podría manejar adecuadamente los asuntos del Estado, sin perder el apoyo de EEUU. Bibi ya ha lo perdió hace tiempo y no por héroe ni porque Obama sea antisemita, sino debido a sus conexiones con Sheldon Adelson. Sheldon Adelson es el dueño de Israel Hayom, el diario incondicional de Netanyahu. Pero además es una persona muy sospechada en EEUU de maniobras sucias, ya que tiene casinos y hoteles.
Liberman no tiene apoyos americanos sospechosos.
Entonces, antes había bloques políticos de la izquierda contra la derecha. Ahora, hay bloques impulsados por personalidades que representan valores antes que ideologias. Si Netanyahu no conduce a su Likud a la mayoría de escaños en la Knesset en esta elección, y como resultado el Presidente lo descarta para formar la próxima coalición (Rivlin estaría feliz de la vida), entonces el próximo gobierno podría formarse sin él.
La próxima coalición podría ser formada por Herzog-Livni, Liberman, Kahlon y/o Lapid. Todo es posible.

Netanyahu está en el borde del abismo, y con razón. Él sabe muy bien que a casi todos los actores políticos en la escena no los puede soportar. No hay nada más que añadir sobre su relación con Lapid. Persiguió a Kahlon lejos del Likud después de hacerle la vida imposible simplemente porque Kahlon era un ministro que se atrevió a hacer bien su trabajo.
Liberman tiene menos estima por Netanyahu que nadie porque lo conoce mejor que nadie. ¿Herzog y Livni? Estarían felices de tener a Netanyahu en su gobierno, siempre y cuando se acepta un puesto junior.
Liberman, el sábado, se hizo querer por el público. La edición 2014 de Liberman es más tranquila y optimista que el cosaco ruso que conocíamos estas dos últimas décadas. Recibió aplausos cuando dio su discurso habitual sobre los árabes israelíes que necesitan para elegir de qué lado son leales. Llegó lejos sorprendido por el hecho de que estas rondas de aplausos se escucharon de un público en el corazón de Tel Aviv, un lugar donde pocos se molestaron en votarlo durante la última elección.
Liberman es muy inteligente, aunque uno no lo digiera. Sabe que ser el adulto responsable es negocio. Que el matón de barrio que infunde miedo en el corazón de Oriente Medio ya fue, y ahora predica la moderación y afirma su disposición a ceder territorio y negociar con todo el mundo árabe.
Habla de conquistar Gaza e "ir hasta el final" o no entrar en absoluto. Está a favor de la iniciación y la toma de decisiones, en contraposición a falta de celeridad y el sangrado lento. Durante la actual crisis en las relaciones con los EE.UU., a Liberman lo escuchan. Los norteamericanos tienen esperanzas en él. Si pudieran, con gusto lo cambiaría por Netanyahu, que ha logrado arrastrar los lazos con la Casa Blanca a un mínimo sin precedentes.
Con todo lo expuesto ¿por qué Liberman se ha negado hasta ahora a declararse candidato al cargo de Primer Ministro? Tal vez porque cree que Israel no está preparado. Los electores emiten su voto a Liberman como protesta. Quieren que el matón del barrio enseñe a los árabes una lección, pero sin fervor mesiánico o sin incitar a los rabinos.
Un posible escenario para que Liberman sea Primer Ministro es un arreglo de estilo rotación en lugar de Livni. Ir poco a poco a la silla del primer ministro, Liberman puede condicionar lentamente al público para acostumbrarse a la idea de él ganando el cargo más alto. Eso no es algo que pueda imponerse a la opinión pública israelí de un solo golpe.

Esta nota te asustó? Buena parte de los razonamientos vienen del Jerusalem Post. No es un diario extremista ni mucho menos. Además, fijate en Arik Sharon. Cuando llegó lo creían el sheriff y resultó ser un hombre moderado que llevó adelante con firmeza la desconexión. Liberman es un ole sin antecedentes militares. Para los israelíes eso pesa y mucho.