Da alegría y verguenza: organizaciones de caridad recogen alimentos para repartir a los pobres en Pesaj

Alegra que se haga, averguenza que en Israel todavía haya bolsones de pobreza, gente que necesita ayuda para un kilo de azúcar o de arroz.
El Ministerio de Trabajo y Servicios Sociales anunció un 50% de expansión de la iniciativa nacional de seguridad alimentaria.
        
"La mía es una situación muy difícil - emocional, social y económicamente", dijo Miriam, madre soltera de 41 años de Beer Sheba, a The Jerusalem Post antes del feriado de Pesaj.
Miriam tiene cuatro hijos de dos matrimonios dependientes de ella, de cuatro a veinte años de edad, y ha estado viviendo por debajo de la línea de pobreza durante muchos años.
En los últimos años, su salud empezó a deteriorarse y fue colocada en el 100% de discapacidad, recibiendo una asignación de NIS 3.000 por mes - muy por debajo del salario mínimo de NIS 5.000 - del Instituto Nacional de Seguros, la única fuente de ingresos para ella y sus hijos.
"Tengo muchos medicamentos que necesito pagar y sufro de muchos problemas de salud", explicó. "Sólo mi factura de electricidad cuesta NIS 900, por lo que toda mi asignación va hacia allá, y al final del mes me quedo sin nada".
Fue víctima de abuso doméstico durante muchos años antes de finalmente encontrar el valor para divorciarse de su marido, explicó que ahora también sufre de depresión y problemas de salud mental como resultado de su situación socioeconómica.
"Cuando era más joven y divorciada con niños pequeños, nunca pedí ayuda", dijo.
Debido a sus continuos problemas de salud, no ha tenido más remedio que aceptar la caridad para sobrevivir.
"Hoy tengo 41 años, con muchas enfermedades, y así estoy rota, no tengo la fuerza que tuve una vez y necesito la ayuda", dijo, estallando en lágrimas.

Miriam y su familia son sólo un ejemplo de los cientos de miles de familias israelíes que viven en la pobreza que tienen que depender de organizaciones de bienestar y donaciones para pasar durante las vacaciones.
Según el Informe Anual de la Pobreza de la NII, publicado en diciembre, más de 1,7 millones de personas viven en la pobreza en Israel, incluyendo 460.800 familias y 764.200 niños, lo que representa más del 20% de la población.
Miriam y su familia están entre los más afectados, sufriendo de pobreza extrema e inseguridad alimentaria.
Como tal, no tiene otra opción que confiar en organizaciones caritativas, cestas de alimentos y folletos durante las vacaciones y durante todo el año.
Durante la Pesaj, las organizaciones caritativas de Israel toman el manto y se reúnen para ayudar a los necesitados.
Organizaciones como la Asociación Internacional de Cristianos y Judíos, dirigida por el rabino Yechiel Eckstein, ofrecen becas a israelíes necesitados, incluyendo familias, niños y ancianos. Latet, la organización de ayuda humanitaria, realizó su campaña anual de alimentos en los supermercados de todo el país durante la semana anterior a la Pascua, recolectando alimentos para decenas de miles de familias necesitadas.
La semana pasada, el ministro de Trabajo y Servicios Sociales, Haim Katz, anunció que ampliaría la iniciativa nacional de seguridad alimentaria en un 50% adicional para ayudar a más familias a recibir alimentos durante las fiestas y durante todo el año.
La iniciativa trabaja en colaboración con Colel Chabad, la organización benéfica más larga de Israel, y Leket Israel, el Banco Nacional de Alimentos, para proporcionar a aproximadamente 10.800 de las familias más necesitadas que sufren de inseguridad alimentaria -como Miriam y su familia-, Con una tarjeta prepagada de NIS 500 por mes para comprar comida. La expansión proporcionará apoyo adicional a 5.000 familias, por un estimado de NIS 30m.
Katz hizo el anuncio durante un recorrido por el centro logístico de Leket Israel en Ra'anana.
"Hubo algunos que se opusieron al lanzamiento del Programa Nacional de Seguridad Alimentaria, pero a mis ojos, Leket Israel proveyendo las frutas y verduras y Colel Chabad proveyendo las tarjetas de comida es el camino correcto", dijo. "La entrega de productos frescos combinados con las tarjetas de alimentos restaura mucha dignidad a las familias más necesitadas de Israel".
Como parte del programa, las familias recibirán una tarjeta prepaga de NIS 250, que se puede utilizar para comprar alimentos y artículos de primera necesidad en tiendas de comestibles, con excepción del tabaco y el alcohol, mientras que un NIS 250 adicional será proporcionado en alimentos rescatados. Durante las vacaciones, las familias reciben tarjetas de regalo adicionales para comprar comida. "El año pasado para las fiestas, simplemente recibiría dos cajas de mercancías secas de las que viviríamos durante el mes", explicó Miriam. "Ahora la iniciativa ha cambiado y puedo ir a la tienda y comprar lo que necesito y lo que quiero". Miriam dijo que el NIS 250 de frutas y verduras entregado a su casa es "menos útil" para ella porque preferiría recibir NIS 500 con el que comprar alimentos y otros productos como frutas y verduras, entregados en su casa.