El Ministro de Seguridad Pública: No conversaremos con huelguistas de hambre palestinos

Gilad Erdan ha pedido al Ministerio de Salud que prepare hospitales de campaña para tratar a los presos de seguridad que necesiten asistencia médica durante su huelga, incluyendo la alimentación forzada, pero sostiene que son asesinos brutales con los que no quiere negociar.
"Es fundamental que no cedamos a sus demandas", dijo Erdan a la Radio del Ejército. "Hacerlo podría dañar nuestra capacidad en el futuro para determinar las condiciones de vida de los reclusos".
"No olvidemos que estamos hablando de brutales asesinos que cometieron sus crímenes por razones nacionalistas, no de criminales pequeños que cumplirán sus penas y serán rehabilitados y devueltos a la sociedad israelí. Están en la cárcel para ser castigados", dijo Erdan.
Erdan afirmó que la huelga es un truco político del funcionario de Fatah, Marwan Barghouti, quien cumple cinco sentencias de cadena perpetua consecutivas por su papel como comandante de la pandilla terrorista Tanzim que asesinó a decenas de civiles israelíes durante la Segunda Intifada y específicamente por su papel en cinco asesinatos individuales.
Erdan añadió que los prisioneros que ponen en peligro su vida al negar la comida serán alimentados con fuerza de acuerdo con una ley de 2015 confirmada por una decisión de la Corte Suprema el año pasado.
Los opositores de esa ley, incluida la Asociación Médica de Israel (IMA), dicen que la alimentación forzada es una forma de tortura y han pedido a los médicos que no acepten forzar a los prisioneros. "La ética médica triunfa inequívocamente en la ley que aprobó la alimentación forzada, y el mensaje que queremos transmitir a los médicos es que la práctica equivale a la tortura y que ningún médico debe tomar parte en ella", dijo el Dr. Leonid Eidelman.
Hay, sin embargo, algunos médicos, abogados y profesionales de la ética médica que toman la opinión opuesta. Afirman que los presos no tienen derecho legal a morir de hambre hasta la muerte, sobre todo si la seguridad del Estado se pondría en peligro como resultado. Erdan pidió a los médicos que siguieran esas normas éticas.
"Espero que el IMA no repita su objeción esta vez, ya que la muerte de un prisionero podría poner seriamente en peligro la seguridad del Estado de Israel", argumentó Erdan.

ElFaro-Israel.com: