Los aliados sabían que se estaba desarrollando el Holocausto... y no hicieron nada para detenerlo

Los documentos recientemente publicados proporcionados por las Naciones Unidas revelaron hoy que las Potencias Aliadas eran muy conscientes del Holocausto judío a manos del régimen nazi por lo menos dos años y medio antes de lo que comúnmente se pensaba, según The Independent.
Los documentos, ocultos más de 70 años, mostraron al mismo tiempo que los Aliados, conformados por Estados Unidos, Rusia y el Reino Unido, habían preparado acusaciones de crímenes de guerra contra el líder nazi Adolf Hitler y sus subordinados superiores... mientras el asesino seguía haciendo su trabajito.

Un año antes de que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial, Occidente sabía que el Tercer Reich ya había masacrado a dos millones de judíos europeos y planeaba eliminar cinco millones más en campos de concentración extendidos por todo el continente.
A pesar de esto, las potencias aliadas hicieron poco para detener el genocidio, con un ministro en el departamento de guerra del Reino Unido, el vizconde Cranborne, comentando que los judíos no eran un caso especial y que Gran Bretaña estaba cargada con demasiados refugiados.
Hablando con The Independent, Dan Plesch, profesor del Centro de Estudios Internacionales y Diplomacia de la Universidad SOAS de Londres, quien analizó los documentos, dijo que "las principales potencias comentaron [sobre el asesinato en masa de judíos] dos años y medio Años antes de que se asuma generalmente."
"Se supuso que aprendieron esto cuando descubrieron los campos de concentración, pero hicieron este comentario público en diciembre de 1942", añadió.
Plesch descubrió durante su investigación que los testimonios de numerosos prisioneros de campamento fueron contrabandeados a las fuerzas aliadas, lo que llevó al triunvirato a hacer una desaceleración conjunta de la masacre judía al parlamento británico.
"Las autoridades alemanas, que no se contentan con negar a las personas de raza judía en todos los territorios sobre los que se extiende su bárbaro gobierno, los más elementales derechos humanos, están llevando a cabo la reiterada intención de Hitler de exterminar al pueblo judío" dijo el secretario Anthony Eden a la Cámara legislativa. Los legisladores británicos lo escucharon con el mismo interés del análisis metereológico.
Sin embargo, el antisemitismo en el Departamento de Estado de Estados Unidos detuvo los esfuerzos para ayudar a las víctimas judías, más preocupadas por preservar los lazos económicos de Estados Unidos con Alemania después de la guerra.
El enviado del ex presidente de los Estados Unidos Franklin D Roosevelt a la Comisión de Crímenes de Guerra de las Naciones Unidas, Herbert Pell, publicaría más tarde la información, "avergonzando" al Departamento de Estado de avanzar con juicios contra criminales de guerra nazis que culminaron en los juicios de Nuremberg.
"Entre la razón dada por los políticos estadounidenses y británicos para reducir los procesos judiciales contra los nazis estaba la comprensión de que al menos algunos de ellos serían necesarios para reconstruir Alemania y enfrentar al comunismo, que en ese momento era visto como un mayor peligro", dijo Plesch .
Los documentos fueron finalmente liberados después de que la ex enviada de Estados Unidos a la ONU, Samantha Power, presionara para que el archivo saliera a la luz pública, según The Independent.
El museo israelí Yad Vashem declaró en su sitio web que "la información sobre los asesinatos masivos de judíos comenzó a llegar al mundo libre poco después de que estas acciones comenzaron en la Unión Soviética a finales de junio de 1941, y el volumen de estos informes aumentó con el tiempo".
"A pesar de esto, todavía no está claro hasta qué punto los líderes aliados y neutrales entienden la importación completa de su información", añade. "El choque total de altos comandantes aliados que liberaron campos al final de la guerra puede indicar que esta comprensión no fue completa".