Alemania quiere curarse en salud: ordena a sus fuerzas armadas a eliminar símbolos nazis

El general alemán Volker Wieker, máximo responsable de las fuerzas armadas alemanas, ordenó que se inspeccionen todos los cuarteles y dependencias militares del país para eliminar símbolos nazis, tras la polémica generada por la presencia de ultraderechistas en las filas del Ejército.
Wieker envió una circular a los inspectores del ejército para inspeccionar todas las instalaciones y que se presente un informe provisional esta misma semana.
El escándalo comenzó con la detención a fines de abril de un teniente registrado como solicitante de asilo sirio y que se sospecha que planeaba un atentado xenófobo. Desde 2014 sus superiores conocían su ideología ultraderechista, pero lo dejaron continuar su carrera militar.
La ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, visitó el acuartelamiento en el que estaba destinado, en Francia, y denunció una sala con parafernalia del “Wehrmacht” (el ejército nacionalsocialista).
El semanario Der Spiegel reveló que en otro cuartel, en el sur de Alemania, la inspección había comprobado que había una sala de reuniones decorada con objetos nazis, desde cascos militares a armas y medallas.
“Ante los actuales casos, sólo cabe una investigación exhaustiva y asumir las consecuencias”, manifestó la ministra, en referencia también a las denuncias sobre abusos sexuales y vejaciones en el Ejército que salieron recientemente a la luz.
Von der Leyen, que cuenta con el apoyo de la canciller, Angela Merkel, pero criticado por no asumir su responsabilidad y extender una sospecha generalizada sobre el Ejército, admitió que el proceso que tienen por delante las fuerzas armadas exigirá “valentía” y pidió la participación de todo el mundo, desde los generales hasta los reclutas.
Los servicios de inteligencia militares investigan 280 casos de presuntos ultraderechistas miembros del Ejército, motivo por el que han sido expulsados 18 soldados entre 2012 y 2016.