Netanyahu defiende la ley de nacionalidad

Netanyahu defiende la polémica Ley de Nacionalidad como un firme interés de Israel y una respuesta a "cualquiera que trate de negar la profunda conexión entre el pueblo de Israel y su tierra".
La coalición adelantará el proyecto de Ley de Nacionalidad durante los próximos dos meses, según un anuncio hecho hoy por el primer ministro Benjamin Netanyahu durante una reunión de la facción del Likud que marca el inicio de la sesión de verano de la Knesset.
"Seguimos conduciendo a Israel a nuestra manera, insistiendo firmemente en los intereses de Israel, en el honor nacional de Israel y en la verdad de Israel. El proyecto de ley será presentado a la Knesset en los próximos 60 días. Establece el hecho de que Israel es la nación -estado del pueblo judío en su patria histórica, que consagra nuestra bandera, nuestro himno y Jerusalén como nuestra capital eterna".
Respondiendo a la controversia generada por el proyecto de ley, Netanyahu subrayó que "no hay contradicción entre la ley y la igualdad de derechos de todos los ciudadanos de Israel, que creemos y apoyamos. Es una respuesta aplastante para cualquiera que intente negar la profunda conexión entre el pueblo de Israel y su tierra. El Likud avanzará en esta ley y espero que todos los partidos sionistas la apoyen".
Durante una visita y entrevista con la Radio del Ejército, el presidente Reuven Rivlin expresó su oposición al proyecto de ley propuesto.
Rivlin se refirió a la labor del primer primer ministro, David Ben-Gurion, que "estableció el nuevo Estado de Israel después de 2.000 años, tomó una decisión y sin liderazgo como el suyo, no sé si todavía podríamos alcanzar una situación en que establecimos un estado para el pueblo judío en la Tierra de Israel, no necesitaban estas leyes, sólo tenían que actuar".
Rivlin también señaló que "la Declaración de Independencia es una de las cosas más importantes y no debe ser disminuida promulgando leyes que pueden dañar su esencia, ha recibido el reconocimiento moral del mundo entero".
Hace falta un gran debate. Puede que sea el momento, porque en Israel parece que no pasa nada. Hay que ver si Netanyahu lo da o si prefiere "que salga por mayoría a medianoche".