10.000 policías van a blindar la estancia de Trump en Israel

Donald Trump llegará al aeropuerto de Ben-Gurion, desde donde viajará en helicóptero a Jerusalén para visitar la Ciudad Vieja y Yad Vashem, y dormir en la suite presidencial del Hotel Rey David.
Oficiales de todas las patrullas regulares y especiales, incluyendo unidades secretas, policías fronterizos y unidades antiterroristas asegurarán la visita, dijo ayer el portavoz de la policía, Micky Rosenfeld.
La policía de Israel está operando en coordinación con la Shin Bet (agencia de seguridad de Israel) y el servicio secreto de Trump para la visita.
Prepararon un plan de contingencia en caso de que el clima inhospitalario obligue al presidente de los Estados Unidos a conducir desde el aeropuerto hasta la capital. "La segunda opción significa cientos de oficiales a lo largo de la Ruta 1", dijo Rosenfeld, lo que causaría largos retrasos para los viajeros comunes.
Se esperan grandes trastornos en Jerusalén durante la estadía de Trump, y Yad Vashem estará cerrado a todos los visitantes el día de la visita presidencial prevista.
Desde Jerusalén, se espera que Trump visite Masada y Belén, volando en helicóptero en coordinación con la policía y las FDI.
La fortaleza de Masada estará bajo fuerte seguridad para el presidente. "Tan pronto como esté bloqueado, podrás oír a los pájaros tweetándose unos a otros", comentó Rosenfeld, jocoso.
900 vehículos personales y 56 vehículos, entre ellos 14 limusinas, acompañarán a Trump a Israel, informó el Canal 2. Alrededor de 30 aviones de transporte C-17 aterrizarán en Israel con vidrio a prueba de balas para ser instalados en la suite del hotel del presidente, y cientos de toneladas de otros equipos, según el informe.
La policía operará una sede de mando en el Centro Internacional de Convenciones de Jerusalén (Binyenei Ha'uma).
Un número de teléfono dedicado (aún por determinar) proporcionará información de tráfico.