Ultimo Momento: Brutal declaración de un alto colaborador de Trump: "El Kotel no es tu territorio"

La cólera diplomática sobre el lugar más sagrado de oración de los judíos fue reportada durante la preparación para la visita del presidente Trump. La oficina de Netanyahu pidió aclaraciones a Washington.
En un amargo e inesperado incidente diplomático, un miembro de alto rango de la delegación estadounidense que preparó la visita de Donald Trump a Israel la semana próxima rechazó enérgicamente la petición de que el primer ministro Benjamín Netanyahu acompañara al presidente cuando visite el Kotel y luego disparó contra sus homólogos israelíes. El muro occidental no es su territorio. Es parte de Cisjordania", informó la televisión israelí hace instantes.
Un funcionario de la Oficina del Primer Ministro confirmó el informe, diciendo que los funcionarios israelíes estaban "sorprendidos" por los comentarios y le habían preguntado al gobierno de Trump sobre el incidente.
El funcionario dijo que Netanyahu está seguro de que el comentario no refleja la política del presidente Trump.
El Muro Occidental es el punto de oración más cercano para los judíos en el sitio mismo del Templo y, por lo tanto, el lugar de oración más sagrado del pueblo judío. Fue capturado junto con el resto de la Ciudad Vieja y Jerusalén Este en la guerra de 1967, y fue anexado por Israel como parte de su capital unida - un movimiento no reconocido internacionalmente.
Según Channel 2, los intercambios enojados comenzaron cuando el equipo israelí que trabajaba con la delegación estadounidense preguntó si Netanyahu podría acompañar a Trump cuando visite el Kotel (Muro Occidental), una parada clave esperada en su visita del 22 al 23 de mayo a Israel y Cisjordania . Ningún presidente estadounidense ha visitado el Kotel, porque la política estadounidense ha sido que el estatuto final de Jerusalén aún no se ha resuelto en las negociaciones entre Israel y Palestina.
La delegación estadounidense rechazó la petición de que Netanyahu se uniera a la visita, porque sería "una visita privada" por parte del presidente y él iría por su cuenta. Los israelíes preguntaron si un equipo de televisión que dnaba cobertura en vivo de la visita de Trump podría al menos filmar aquí.
En este punto, un alto funcionario estadounidense respondió: "¿De qué estás hablando? No es asunto tuyo. Ni siquiera es parte de tu responsabilidad. No es tu territorio. Es parte de Cisjordania.
Estos comentarios condujeron a protestas vociferantes por parte de los israelíes, con la discusión a gritos, y los israelíes recordando al equipo estadounidense que el Muro Occidental y la zona adyacente "es un territorio sagrado para Israel".
Los intercambios enojados fueron reportados poco después de que el embajador de Trump en Israel, David Friedman, llegara al país y se trasladara inmediatamente al Muro Occidental, donde dijo que oró por el presidente y por el éxito de la visita de la próxima semana. "Estamos un poco cansados, pero queríamos ir directamente al lugar más sagrado de todo el mundo judío, el 'Kotel Hama'aravi', el Muro de los Lamentos, así que aquí llegamos directamente", dijo Friedman en una declaración filmada proporcionada por la Embajada de Estados Unidos, flanqueada por su esposa Tammy y su hija Talia.
El equipo de Donald Trump ya va mostrando su lógica y coherencia desde el principio, antes de llegar.