El ex jefe del Mossad pide sancionar a los americanos por la información de inteligencia israelí que Trump le regaló a Rusia

El ex jefe del Mossad dijo que las acciones de Trump podrían poner en peligro a Israel. ‘No debemos tentar a Estados Unidos en el futuro”.
En una entrevista la radio FM-103, el ex jefe del Mossad, Danny Yatom, se refirió a los informes de inteligencia que el presidente estadounidense, Donald Trump compartió con Rusia.
“Según los medios, esta información es altamente confidencial y puede representar una amenaza para la fuente,” dijo Yatom.
Dicha fuente es un espía israelí que se unió a las fuerzas del Estado Islámico y se encuentra en una posición peligrosa. Esta información puede poner en peligro no sólo a la persona misma sino también al sistema tecnológico que utiliza.
El jefe de los espías está furioso con Trump:
“Las acciones de Trump pueden causar graves daños a la seguridad de Israel, si perdemos el contacto con la fuente. Y existe la preocupación de que la información llegue a Irán”.
“Si los informes son ciertos, el Mossad hará todo lo posible para asegurar que su fuente continuará proporcionando información en una fecha posterior, y hará todo lo necesario para rescatarlo, si es necesario. Pero si esta información delicada sea transmitida a otras fuentes, cada una de las cuales tiene sus propios intereses, y que pueden estar en conflicto con los intereses de Estados Unidos o Israel."
“Lo poco que se ha publicado en los medios de es peligroso, severo y muy inusual. Suponiendo que los rusos saben más que los medios de comunicación, esta información puede ser transmitida y pueda causar daños irreparables”.
“Israel y Estados Unidos han colaborado en materia de inteligencia por muchos años y si la información compartida entre ambos países no se mantiene completamente confidencial, la confianza se evaporará y nos encontraremos en medio de una enorme crisis que influirá negativamente en nuestra relación.
“Independientemente de la relación entre los dos países, debemos garantizar la seguridad de las fuentes”.
De acuerdo con Yatom, si nuestras fuentes dejen de ser útiles debido al uso indebido de la información que proporcionamos a EE.UU., Israel tendrá un problema.
“Debemos castigar a los estadounidenses”, continuó Yatom. “Para asegurar que Trump no sucumba a la tentación, debemos abstenernos de compartir información, o proporcionar información parcial, para que no pueda transmitirla a terceros. De está manera, nadie correrá peligro”.
“El presidente de Estados Unidos tiene el derecho de compartir información clasificada y decidir que no es confidencial, es el comandante en jefe.
Pero si lo hace, Israel debe abstenderse de compartir información con él en el futuro”.
Sería importante conocer opiniones oficiales al respecto. La liviandad con la que se manejó Trump en este asunto es asombrosa, e Israel, tan rápido en reclamar por la mudanza de la Embajada, por el momento no ha dicho políticamente nada al respecto. En el campo de los espías, el silencio es parte de la materia, por lo que no sabemos qué habrá pasado con este gesto liviano, venal, del Presidente Trump que, por lo menos, tira por la borda un montón de trabajo realizado por Israel.